Tecnología y Educación, cada vez más unidas

tecnología-educacion-formacion-cursosQuedan pocos días para la vuelta al cole. Arrancan las campañas, los descuentos y la organización del material necesario. Con este ajetreo es fácil darte cuenta cómo la educación no escapa a los avances tecnológicos y mucho menos lo hará en la ‘vuelta al cole 2017’ pero sobre todo, tecnología y educación seguirán estando cada vez más unidas en las aulas.

Ya no es raro ver cómo los alumnos disponen de ordenadores y tablets para uso individual en los colegios, cómo las tizas son algo del pasado y han dejado paso a las smartboards o pizarras digitales e incluso cómo los libros de texto son digitales. Todas las organizaciones educativas quieren asegurarse de estar al tanto de las últimas tendencias e innovaciones para que sus alumnos aprendan con la mejor tecnología posible, al mismo tiempo que para los profesionales de la educación es cada vez más común basar los modelos de aprendizaje en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Nuevos modelos de aprendizaje

España es uno de los países europeos donde el ratio de ordenadores por alumno es más alto, además, juega un papel importante el boom que se ha producido en el desarrollo de aplicaciones móviles y juegos digitales para el ámbito educativo. La tendencia de los últimos años no solo va a continuar, sino que los cambios avanzarán a pasos agigantados como lo hace la propia tecnología, con nuevas aplicaciones educativas y móviles.

Las nuevas tecnologías han provocado una transformación en las propias aulas. Hoy en día la tecnología instalada en las clases las convierten en entornos más dinámicos, participativos, interactivos y sobretodo atractivos al alumno. Pero sobre todo se han cambiado los conceptos de aprendizaje y de la comunicación. Así pues, hablar de tecnología y educación no consiste exclusivamente en entregar dispositivos o digitalizar.

Formarse en competencias digitales

Ejemplo de este cambio en la metodología son la computación en nube (Cloud Computing) o el aprendizaje en línea, lo que permite el uso compartido de datos e informaciones entre padres, estudiantes y profesores. De esta manera, los alumnos pueden subir o compartir un trabajo mediante una aplicación específica. Algunas de las herramientas gratuitas como Google Drive, Dropbox etc. permiten que los profesores lo descarguen y visualicen en tiempo real. Esto genera un gran ahorro de papel, de tiempo y de posibles pérdidas. Además, este tipo de comunicación en línea genera análisis o métricas sobre el progreso o éxito del alumno.

Otro aprendizaje en línea cada vez más utilizado, quizá más entre adultos, es el de cursos abiertos, masivos y gratuitos (MOOCs), como pueden ser los ofrecidos por Google en su plataforma Actívate. Este tipo de aprendizaje permite a los estudiantes acceder a formación de calidad gratuita sobre competencias digitales en cualquier parte del mundo. En cuanto a maestros y docentes hacer uso de este tipo de herramientas en línea les permite compartir aplicaciones de enseñanza de alta calidad, ya que pueden distribuir entre colegas conocimientos y conectar con otras aulas a miles de kilómetros de distancia.

Enseñanza semipresencial o mixta

Sin salir de las metodologías de aprendizaje basadas en las TIC hay que resaltar el hecho de que está cada vez más asentado el Blended Learning. Es un tipo de enseñanza semipresencial o mixto que combina e incorpora el aprendizaje tradicional, es decir, presencial en las aulas, con la enseñanza multimedia a través de la tecnología.

Con este modelo el docente puede distribuir y compartir contenido didáctico a los estudiantes independientemente de dónde se encuentren. A su vez, los alumnos pueden acceder a estos contenidos a través de su propia conexión a Internet mediante ordenadores fijos o portátiles, dispositivos móviles y en cualquier momento u horario.

Una modalidad del Blended Learning es el Flipped Classroom (FC) o aula invertida. Se trata de un modelo en el que el profesor transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizajes fuera del aula y utiliza ese tiempo de clase para potenciar otras actividades basadas en la participación e implicación activa. Por ejemplo, con debates, discusiones, prácticas en laboratorios, rutas o actividades aplicadas.

Apuesta por asignaturas basadas en la Tecnología

La formación tecnológica es la clave para el futuro. Cada vez son más lo que hablan de incorporar conocimientos de programación y robótica como asignaturas. Existen colegios y centros que ya han desarrollado e incorporado a lo largo de este año actividades en sus aulas relacionadas con estos aspectos, la mayor parte de ellos a través de juegos o mediante el planteamiento de problemas de manera dinámica, por ejemplo a través de videos o plataformas virtuales.

La programación y la robótica educativa se han convertido en recursos sencillos y atractivos, no solo para el alumno sino también para el docente, ya que ayudan a la concentración y al buen funcionamiento del aula. No nos planteamos las antiguas clases de informática donde nos familiarizábamos con el ordenador y nos enseñaban el uso básico del paquete ofimático. Ahora hay que fomentar la creatividad de los niños de otra manera, por ello se apuesta por enseñarles a controlar nuevos dispositivos y apps.

Programación y Robótica

Algunos ejemplos podrían ser herramientas como Alice, Doma de Serpientes para Niños, Kids with Ruby, Kodu,LEGO MindStorms NXT, Petit Computer o RoboMind, que están pensadas para ayudar a los niños a entender el mundo de la programación. El objetivo es que los alumnos sepan utilizar la tecnología y que además ellos mismos sean capaces de crearla con conocimientos digitales.

Asimismo, atrás queda la expresión de que el teléfono móvil está prohibido en los centros, siempre y cuando su uso sea con un fin formativo. De esta manera, en los colegios se amplía el uso de aplicaciones móviles dentro de la metodología de aprendizaje. Con la gamificación (uso de estrategias y modelos formativos propios de los juegos en contextos ajenos a éstos) los profesores y docentes han conseguido despertar el interés de los alumnos de manera estimulante, haciéndoles el conocimiento accesible y eficaz.

Los grupos tecnológicos apuestan por la educación

Ante este panorama no es raro pensar cómo las instituciones académicas, los grupos y las compañías tecnológicas, como Microsoft, Telefónica, Apple, Samsung, Google, HP o Toshiba, se han ido adaptando y no han dejado de apostar por la educación, incorporando dispositivos, aplicaciones para colegios, avances en las escuelas o programas de formación para docentes.

Esta apuesta comenzó cuando era cada vez más habitual que los pequeños de la casa manejaran dispositivos y tuvieran acceso a ellos de manera temprana (nativos digitales) y continuó cuando se ha apostado por hermanar la tecnología con la educación.

Plataformas, cursos y aplicaciones

Como ejemplo, decir que Telefónica cuenta con dos plataformas gratuitas: ScolarTIC y STEMbyme.  ScolarTIC es un espacio social de aprendizaje dirigido a educadores, en el que de manera gratuita se ofrecen cursos online, recursos y propuestas didácticas para el aula, así como charlas vía twitterchat, ponencias y talleres. Por su parte, STEMbyme es un entorno de aprendizaje para niños y jóvenes de 13 a 18 años con especial incidencia en los conocimientos STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics).

Apple, además de disponer de multitud de cursos gratis y de pago, apuesta por iTunes U, un espacio donde se concentra contenido educativo gracias a la aportación de centros, escuelas, bibliotecas, museos, organizaciones, etc. Microsoft ofrece programas educativos para docentes, como Educator Network, que permite compartir contenidos lectivos o Skype en el aula. HP dispone del programa NETA, que además de impulsar la tecnología en el entorno educativo, valora los resultados académicos y certifica si los alumnos están aprendiendo. Igualmente, ofrece cursos online para profesores denominados HP PISA.

Finalmente, Microsoft Office 365 para docentes y alumnos es una versión online en la que los docentes pueden tener contacto directo y personalizado con los alumnos. Se puede acceder al email, calendario, a las aplicaciones de Office Web Apps, compartir documentos o mantener tutorías. Samsung con su programa ‘Samsung Smart School’ llega a 2.100 alumnos españoles. Se trata de un programa para integrar las nuevas tecnologías en las aulas de 32 centros públicos del país y cuenta con la colaboración del Ministerio de Educación.

¿Tiene alguien alguna duda de cómo la formación y la educación han cambiado y seguirán haciéndolo? Quizá…la educación terminará siendo totalmente digital y al servicio de la tecnología. Solo el tiempo y los avances lo dirán.

Escribe un comentario