Smart Cities – Semáforos Inteligentes

smart cities-semáforos inteligentesEn los últimos tiempos escuchamos de manera más habitual el concepto smart cities, lo que traducido al español hace referencia a ciudades inteligentes o incluso ciudades emergentes basadas en el uso interno de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) para el desarrollo de servicios públicos. Así pues, está más que claro que el núcleo principal en las smart cities es la transformación digital, puesto que tiene como objetivo conseguir que las infraestructuras de la ciudad faciliten la vida de todos los ciudadanos. Y un ejemplo concreto de ello son los semáforos inteligentes.

Así pues, las ciudades están avanzando hacia la autoeficiencia y necesitan menos de la intervención humana para regularse. Un claro ejemplo de esa transformación, que está surgiendo en mayor medida en las grandes ciudades, son los semáforos inteligentes destinados a los vehículos. Puesto que ya existen semáforos inteligentes para peatones e incluso semáforos diseñados para los usuarios de Smartphone.

En cuanto a los semáforos para vehículos, si nos paramos a pensarlo, no tiene ningún sentido que funcionen de la misma manera todo el tiempo. El tráfico nocturno no es el mismo que el diurno, y tampoco es igual en verano que en invierno. Por ello, en esta transformación digital que convierte a las ciudades en inteligentes (smart cities) tiene cada vez más cabida los semáforos inteligentes para los vehículos.

Semáforos Inteligentes: ¿Cómo funcionan?

De momento, algunos de ellos ya están colocados en poblaciones de Holanda y comienzan a dar sus primeros resultados. Utilizan complicados algoritmos para poder sincronizar el movimiento de la propia ciudad, tomando decisiones sobre el control de sus luces. De esta manera, el razonamiento sobre el que se sustentan es que el semáforo no tiene que permanece siempre el mismo periodo de tiempo en color rojo, es decir, varía en función del ritmo de la propia ciudad o del tráfico existente.

Así pues, aunque el objetivo principal de los semáforos es organizar y agilizar el tráfico, no siempre se consigue reduciendo el tiempo de espera. Habrá que dar prioridad a las calles más saturadas y quitar la atención a las que disponen de menos trasiego. Los semáforos inteligentes son los encargados de gestionar cuánto tiempo necesitan estar en color rojo.

Esta actividad o decisiones se llevan a cabo porque estos semáforos inteligentes son capaces de capturar datos. Por ejemplo, recogen información sobre la cantidad de coches que pasan por un sitio en un tiempo determinado, el tiempo que tardan en ponerse en marcha desde que el semáforo cambia de color o la interacción con el resto de semáforos que se encuentran instalados y en funcionamiento en el área. En función de esto, el semáforo inteligente decide si abre el disco antes de tiempo si considera que las condiciones del tráfico lo permiten.

Además, otro gran avance o mejora que pueden incorporar en las smart cities es la posibilidad de reducir el número de multas impuestas por no respetar la señalización de los semáforos. Por lo tanto, disminuirían el número de coches que se saltan el semáforo en rojo gracias a las cámaras destinadas a grabar las 24 horas del día la actividad de la carretera. No obstante, su fin último no es sancionar, sino aclarar posibles errores, situaciones dudosas o recurrir multas.

Semáforos inteligentes para mejorar la ciudad

Asimismo, estos semáforos inteligentes no solo sirven para evitar atascos o dar mayor fluidez a la circulación, sino que también ayudan a mejorar las ciudades en cuanto al medio ambiente y a su compromiso con la contaminación.

Una ciudad con tráfico congestionado y muchos atascos lleva implícito mayor contaminación, ya que los vehículos se ven obligados a hacer muchos parones o a mantener el coche en marcha durante un periodo de tiempo más largo, y en consecuencia emiten grandes cantidades de CO2. Los vehículos contaminan más y durante más tiempo.

Gracias a la captación de los datos e informaciones sobre la cantidad de coches que pasan por ese punto, la velocidad y la posición de todos los vehículos de la calle, el tiempo que tardan en poner el coche en marcha tras un parón o la situación del tráfico en el resto de los cruces, los semáforos inteligentes calculan cómo organizar los cambios de luces para agilizar y evitar una larga espera.

Son cada vez más los expertos y las personas que aseguran que con una gestión inteligente del tráfico realizada desde estos semáforos se pueden disminuir los tiempos de recorrido, el consumo de combustible y las emisiones contaminantes.

Información en tiempo real

Asimismo, otra de las funciones que podrían aportar los semáforos inteligentes está relacionada con IoT y el Big Data. Al capturar la movilidad de la ciudad, podremos saber por ejemplo las rutas habituales, el recorrido alternativo más adecuado en caso de necesitarlo, la mejor velocidad a la que circular en función de las luces de los semáforos o las horas punta. Además, si los datos son bien analizados nos podrán decir dónde es necesaria una nueva carretera o a qué rutas tiene que hacer el transporte público para que sea más efectivo.

Finalmente, en un futuro, esperemos que no muy lejano, se espera que sean los propios vehículos los que dispongan de la capacidad de comunicarse con los semáforos inteligentes, bien sea a través de la red móvil o por conexiones de Bluetooth. Esto ayudará en gran medida a seguir mejorando en el diseño de las smart cities.

Como conclusión, podemos decir que, aunque los semáforos inteligentes deberían ser un foco de atención en cuanto a investigación e inversión, lo cierto es que todavía queda por comprobar si son realmente útiles, efectivos y cumplen sus altas expectativas en cuanto a evitar atascos, agilizar el tráfico, reducir las posibles multas y la contaminación, y mejorar la actividad y el funcionamiento de la smart cities o ciudades inteligentes.

 

 

One Comment

  1. Pedro Sánchez Flores-
    6 diciembre, 2017 at 8:39 am

    Estimó que de momento y sin más complicaciones los semáforos deben decidir mediante cámaras el tiempo del rojo encendido en función de los coches o publico acumulado. Así como, de la cantidad de vehículos que vienen hacia él, caso onda verde o salida de espectáculos.

Escribe un comentario