LiFi el nuevo Internet a través de la luz es 100 veces más rápido que el Wi-Fi

El mundo de las telecomunicaciones está en constante evolución. Las tecnologías inalámbricas han provocado una verdadera revolución. Nadie habría podido predecir el punto en el que nos encontramos ahora, pero todavía no nos podemos imaginar lo que está por llegar. Una de las nuevas tecnologías que revolucionarán las redes inalámbricas sera el LiFi.

¿Qué es el LiFi?

Al igual que el WiFi, podemos afirmar que se trata de una tecnología capaz de transmitir datos de manera inalámbrica. Pero es algo más que esto, ya que según afirman, puede alcanzar 100 veces más velocidad que el WiFi. Para explicarlo de manera sencilla, digamos que una bombilla se enciende y se apaga, y un sensor de luz interpreta esos parpadeos como unos y ceros, es decir, los datos a transmitir. Esto se podría hacer con cualquier bombilla LED a la que aplicamos un modulador. Con esto se consigue que pueda parpadear millones de veces por segundo. Nuestro ojo sería incapaz de detectarlo, pero si el sensor de luz o fotodiodo de nuestro dispositivo.

¿Qué ventajas tiene el LiFi?

La ventaja más interesante es la velocidad. En los laboratorios que están trabajando en su desarrollo, afirman que se han superado los 224 gigabits. Si esto es realmente así, no se llega a multiplicar por 100 la velocidad, ya que hay tecnologías que llegan a los 7 gigabits por segundo, pero va por buen camino.

Al transmitirse por la luz, casi cualquier bombilla serviría de punto de acceso. Además el espectro es más amplio que el de radiofrecuencia.

Otro aspecto destacable, y quizás el más importante, es el que tiene que ver con la seguridad. Ya que la luz no puede atravesar las paredes, la transmisión de datos queda dentro de las instalaciones del edificio, y por lo tanto es más complejo el robo de datos.

¿Qué desventajas tiene el LiFi?

Pero no todo son cosas buenas, sino que también tiene algunas desventajas, que se tendrán que ir solventando si es verdad que esta tecnología quiere ir ganando terreno a las actuales.

Como hemos hablado antes, es una gran ventaja de seguridad que la luz no atraviese las paredes, pero también conlleva sus problemas, ya que evita las interconexiones entre los diferentes puntos de acceso.

Otra de sus desventajas es el impedimento que provoca la luz solar. De momento, parece que no va a poder funcionar con luz natural, aunque lo más probable es que se solvente.

Por último, os dejamos este vídeo explicativo de Xataka.

Escribe un comentario